PALABRAS A MIS LECTORES

YO SOY ASTARTÉ. Y AUNQUE NO HE LLEGADO DE LOS ALTARES CONSTRUIDOS A SU DIOSA POR LOS FENICIOS, LO MISMO ESTOY ENTRE VOSOTROS, EN FORMA DIGITAL, ABRIÉNDOME PASO EN LAS ESQUINAS DEL CYBER-ESPACIO, CON LA FIRME CONVICCIÓN DE PODEROS OFRECER ESTA CASA LLENA DE LUZ PROPIA... PARA VOSOTROS, QUERIDAS Y QUERIDOS LECTORES.

... ES QUE ALGÚN PAJARILLO ME HA CONTADO QUE EN ESTE IR Y VENIR POR EL UNIVERSO INFINITO ENTRAMOS Y SALIMOS (SIN DARNOS CUENTA DE ELLO) POR LOS POROS DE LAS SENSACIONES. PEDIRÍA ENTONCES, SIN DUDAS, QUE LA SATISFACCIÓN DE GOZAR LO QUE SENTIMOS NO NOS ABANDONE NUNCA Y NOS LLEVE DE LA MANO POR EL TRILLO INMENSO DEL PENSAMIENTO MÁS SENSUAL, HASTA TOCAR UNA ESTRELLA: LA NUESTRA.


OS ESPERO, PUES, CON ESTA LINTERNA QUE AHORA VEIS ENTRE MIS MANOS, PARA JUNTOS ILUMINARNOS LA ENTRADA A ESTA HUMILDE MORADA TOTALMENTE HUMANA. OS OFREZCO, MIENTRAS CAMINAMOS, UNA TAZA DE CAFÉ Y UN RAMITO DE HIERBA BUENA... TODO ESTO PARA HACER EL CAMINO MÁS LIVIANO Y LA ENTRADA PLENAMENTE TRIUNFAL.

UN ABRAZO Y... ¡ÁNIMO, CAMPEONES!... QUE SE ENFRÍA EL CAFÉ...

lunes, 17 de diciembre de 2012

Breve fábula de la cortina.




Por Astarté.
León, España.


    Mi vanidad nació junto a mi memoria. Y olvidando a mi memoria, di un nombre a mi vanidad, por si acaso algún día quería irse de mi lado a caminar por esos sitios de Dios. Al menos, los que la viesen pasar por ahí podrían reconocerla. El caso es que salió, al parecer, una tarde sin mí. Y al volver a casa se sentó de frente al mar, apoyada en la ventana del salón, con un trozo de encaje entre sus  manos. Y me dijo: Me gusta el color rosa. Es de niñas. Y mi vestido tiene que llevar lazos y cordones. Como una cortina. Y es que desde que lo vio en el catálogo no tuvo ojos, más que para aquel retazo de encaje. La ventana que daba al mar tenía un vitral transparente, demasiado transparente. Y entraba demasiada luz en el salón, demasiada... Tanta que cegaba. Necesitaba, pues, una cortina esa ventana. Y de encaje. Porque de encaje visten las novias y las reinas. Nada, que ésta es, en fin, la breve fábula de la cortina. Y dice así: Mi vanidad echó a andar sin mí una tarde de mayo. Y al volver, envolvió su menudo cuerpo, usando sus propias manos, en un retazo de encaje color rosa. Y después, se apoyó en el alféizar de la ventana del salón, de frente al mar. Y allí quedó. Atrapada para siempre. Como mi memoria.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Una ciudad: el vacío en el espacio del tiempo.





 Por Astarté.
León, España.


Diciembre de 2011. Entre luces y sombras, como enjambre de plasticidad, la bella Budapest giraba en la plenitud de sus espacios vacíos, esos que no dan prisa a los ojos del caminante. Sin querer, descubrí sitios de transeúntes, al parecer, llenos de vida pero calcificados, en fin... Y todo ello hizo que naciese en mí la necesidad de reproducir mis impresiones más chocantes, por eso del revivir lo extraño que no llegamos a alcanzar jamás sensorialmente. Quiero describir, entonces, una ciudad raramente húmeda, con calles medio vacías en días de fiesta y la soledad de dimensiones otrora espléndidas, pero hoy cargadas del taedium de agresivos visitantes que nada piden, porque nada quieren. Quiero decir que vi jóvenes sedientos de conquistas (esas no alternativas a la realidad del consumo), perdidos en una cierta obsesión por saltar el límite de lo posible. Y ancianos repletos de la nostalgia del viejo sistema, aquel que daba un fardo de harina a cambio de principios escasos de ambiciones. 
 
En fin, quiero decir que vi gente, no sólo turistas. Los turistas pertenecemos a otra categoría que nos aparta de la complejidad vital de las ciudades que visitamos. Quiero decir que vi, además, un caudaloso río, artificialmente iluminado de noche, brumoso en sus días hasta decir no más. Y que vi el paso del tiempo en la inmensidad de una iglesia, la más visible desde Buda hasta donde llega la vista del observador, hoy dedicada a conciertos. Pero, sobre todo, vi el halo del pasar del tiempo, desde un ya lejano 1990 hasta el sol de hoy. Y me pregunto qué ha sido del alma de Budapest, de sus pulsaciones más elementales, aquellas que hacían vibrar la opulenta ciudad de las dos orillas cuando predominaba el aire de los cambios políticos. Aquella que vi y que ahora no encuentro porque el tiempo pasa y nada deja del ayer, a no ser recuerdos. Yo, que vengo de todas partes, que siendo hormiga llevo mi carga a cuestas para no perecer, rindo  tributo al vacío de mis propios espejismos, resumidos, tal vez, en una búsqueda estética personalizada, no del todo definida. Y os dejo estas fotografías, que algo dicen por sí mismas de una ciudad de contrastes: Budapest, entre oquedades y multitud de visitantes; estos siempre regresan a sus casas con souvenirs y percepciones varias. La bella y enigmática Budapest, una ciudad que no sabe a dónde va. Ir y venir por espacios de bruma y vacío: buena razón de ser.  Al final, todas las ciudades se parecen.





sábado, 8 de diciembre de 2012

Filosofando: El ejercicio de describir los deseos.




Por Astarté.
León, España.

Texto y contexto para darle vida a una idea. Sin descripción no hay movimiento del verbo; la acción no cobra forma; no hay reflejos.

Hoy me valgo de una breve descripción, obviamente connotativa, para transmitir verbalmente la composición de un gran deseo: LA VIDA. Y escribo en grande este gran deseo que me sabe a fruta dulce, a pasto verde y a hiel; que me huele a salitre y a heno; que me arde y me acaricia y me pincha; me deslumbra y me embelesa. A veces, sin dar ningún aviso, mi deseo se vuelca en su propia naturaleza para proyectarme hacia una tela de araña muy sutil. Otras veces quedo atrapada en esta proyección, entre las ramas de un árbol lleno de bellotas, entre ardillas que suben y bajan ágilmente por el tronco. En fin, he descrito mi deseo. Y lo importante para mí, en este caso, es el estar conciente de quererlo describir. Eso es ya suficiente para darle forma. Pues, como verbos, sin su descripción los deseos no se cumplen.

En una ocasión, años atrás, pedí un deseo: tener una vida intensa, sin saber muy bien qué cosa pedía. Estaba, sin lugar a dudas, confundida en aquel entonces, por pensar que VIDA INTENSA era una analogía del placer. VIDA INTENSA sin embargo, además de momentos placenteros presupone el ver derrumbarse, por ejemplo, todo lo que poseemos (o que creemos haber poseído) sin dejarnos caer (al menos, no del todo) en los escombros-efecto de cualquier tipo de cataclismo humano. Obra difícil ésta de no dejarnos caer, ¿verdad? Pero no imposible. Y me refiero a la intensidad que hay en la fuerza del espíritu para sobreponerse y seguir proyectándose hacia la luz, a pesar del sinsabor de las derrotas, o ante las traiciones (la propia, a veces...), o ante la carencia de afecto. Que si LA VIDA fuera, como tal, obra fácil, naceríamos sin riesgos y sin parto.

Hoy es un día especial. El día de describir un deseo importante. Y a mis queridos lectores (a aquellos que, furtivamente, encuentren en la red esta página y la lean “por curiosidad”) propongo un ejercicio, muy efectivo, que es el de describir un gran deseo: Pues bien: yo deseo un castillo... Y yo, una tarta de chocolate... Y yo, que mi amigo sane... Y yo, escalar el Himalaya... Probad, pues, a describir ese deseo y será cumplido. Cumplido para vuestros sentidos, para vuestra memoria del futuro (¿existe?...). Pero describid vuestro gran deseo. Sin olvidar que LA VIDA, escrita en mayúsculas e intensa como es, nos hará siempre y día a día descubrir que la obra de un deseo no está exenta de contrariedades. Como la vida misma en su absoluta intensidad.


jueves, 6 de diciembre de 2012

ALMAS EN PENA.



Por Astarté.
León, España.

Cuántas veces pasan y siguen en su danza. Giran, se deslizan, hacen piruetas. Y si no se detienen será, tal vez, por temor a no contarnos qué hay en los espacios donde moran. Insisten, sin embargo, en cohabitar con nuestro espíritu entre un viaje y otro, en el universo prolongado hacia adelante. Nos esperan en los sueños, cuando las pupilas yacen bajo cierta lámina de azogue y estamos cansados de tanta vigilia. Y en ese trance no les hacemos preguntas (o mejor dicho, no demasiadas, rectifico...). Llegan, permanecen, nos tocan en el hombro, palpan las membranas de nuestro territorio privado. Refieren la angustia que mina los ocasos paralelos al mundo en que vivimos. Corren y escapan atravesando puertas. Nos tutean, nos sonsacan. Juegan a amedrentarnos en medio de la soledad, lo mismo en banquetes suntuosos que en vacuos salones. Bajan escaleras. Suben al trastero. Atraviesan la maleza de un bosque. Se alimentan en sótanos. Se parapetan tras las cortinas. Y casi siempre descansan cuando somos más sobrios y despiertan cuando estamos más ebrios. Nos recuerdan que hay alternativas para la memoria y barrancos en la frontera de la racionalidad. Fieles testigos de otras vidas. Les tememos o les odiamos por no querer decirnos bien sus nombres y apellidos. En raras ocasiones les perseguimos. Y si no llegamos a atraparles del todo es porque, para lograrlo, nos falta el coraje y nos sobra el ego. Algunas de ellas, las más violentas e inconformes, nos ponen zancadillas y nos hacen caer de bruces a los pies de nuestra propia infancia. Atormentan, torturan, gozan de placer al sodomizar nuestro orgullo hasta la saciedad. Y ríen al final de la escena. Nos invitan a quedarnos solos en espacios lúgubres. Muchas nos deleitan  al tocar divinas melodías con el arpa, el violín o el piano. Otras, dibujan su perfil en las paredes o en las losas del suelo. Con frecuencia, se reflejan en los mismos espejos junto a nuestras siluetas, para confundirse con la perplejidad que emanamos. Alumbran el poder de esa fantasía diluida en el cotidiano y rancio empecinamiento del querer saberlo todo. Apagan nuestras velas, soplando fuertes vendavales. Acarician nuestra libido y encienden el morbo del apetito que nos fulmina. Nos lanzan hacia el verde jardín de la noche a través de ventanas abiertas. Cierran pabellones con sus brazos, nos invitan a morir. Las más comprensivas nos envían mensajes de ánimo ante las inevitables derrotas humanas. Otras, nos envidian o nos celan, quizás por haberles usurpado el territorio, el amor o la vida entera. Les llevamos por dentro; nos asechan por fuera. Y lo peor del caso es que formamos parte de sus tristes existencias. Lo mejor es no invocarles, digo, pues podríamos disturbar sus proyectos inmediatos. En todo caso, más nos valdría aceptar que son eso que no son, pues no cargan ni con culpas ni con méritos. No son ya responsables de sí mismas, mucho menos del vestido que llevamos puesto. No usan nuestras armas, sino otras mucho más perfectas. Desean amar, pero no encuentran la forma de hacerlo. Entonces, pueden llegar a transmitir el delirio de la ira que a veces nos ciega. En fin, estemos atentos ante la alucinación que provocan sus potentes señales. Es que la vida, desde este lado del sendero, no les ha sido benévola y tienen, a falta de amor, sed de sarcasmo. Y aunque arden en ganas de cruzar el puente no pueden hacerlo, pues temen quedar atrapadas por las aguas. Por lo demás, prudencia. Que somos aquellos que aún, bien o mal, pescamos a la luz de un candil muy breve. Y el anzuelo que usamos es corto. Y nuestros pies, descalzos. Y nuestra barca, sin velas y sin remos. Y en la danza de las mariposas en torno al fuego cabe, por qué no, la terrible posibilidad de quemar nuestras alas todavía sin saberlo.

jueves, 29 de noviembre de 2012

CONFESIONES DE ASTARTÉ A SUS LECTORES.

A long exposure of the Milky Way over the Mount Aiguille in the French Alps.
  
Fotos como ésta me causan gran envidia por querer ser ubicua y no poder serlo. Cuánto quisiera vivir un solo instante real de esta mágica nube de luces.  Cuando envidio soy implacable hasta conmigo misma.

martes, 27 de noviembre de 2012

KUNDALINI.




Por Astarté.
León, España.

Quemando su piel de tanta luz cayó en el reino de las sombras. Y el reino de las sombras estaba a dos palmos de distancia de la luz. El reptil sintió entonces que tanta oscuridad le  posibilitaba otro salto en el espacio astral. Era, en fin, la ascensión que devenía engendro. O bien la subida desde el precipicio hacia una abrupta cima atravesando un pantano de fluidos. 

Las escamas se abrieron y cerraron dejando pasar un haz de luz. Oyó voces que venían desde afuera. Y más que voces, oyó tambores lejanos. Un despampanante ritmo tropical que llegaba y se acercaba y  entraba y  enfilaba sin pedir permiso, picoteando el perfil de un sueño a través de la piel de la serpiente.

Dio gritos de dolor. Sus poros, cubiertos por escamas, se dilataron y escupieron en aquel justo instante una masa de recuerdos que tenían que ver con raíces ancestrales. Recordó, por ejemplo, que en otros tiempos se agitaba como un pez bajo el agua turbia, siempre entre las sombras. Y recordó también que del reino de las sombras el pez regresó a la luz para arrastrase, treparse, volar, andar, soñar, amar... ¡Menos mal que existe la memoria!


lunes, 26 de noviembre de 2012

Un viaje al fin del mundo.




Por Astarté.
León, España.

Miro con nostalgia alejarse el tren que me llevaría al fin del mundo. Me conduciría a la última estación de un largo viaje y lo perdí, por pocos segundos de retraso, lo perdí... Y bien, al parecer, el fin del mundo no era el destino para una llegada inmediata, al menos, no por el momento. He tomado tantos trenes desde que nací que a veces creo que nací sobre los rieles del ferrocarril. Claro que es triste ver, desde el vacío, la perspectiva de las líneas de hierro. Paralelas y convergentes al mismo tiempo. Invitándome a trazarlas por siempre en mi mente.

Para llegar al fin del mundo había comprado un billete con algunos meses de antelación. No me costó dinero, solamente algo de paciencia y de ilusiones, pero bueno, valía la pena. Había hecho un equipaje de esos breves: una mochila cargada de humo. Sí, nada de extraňarnos por lo del humo. Era humo legítimo, residuo del fuego de un viejo horno de carbón. Lo llevaba por si acaso el fin del mundo era trágicamente transparente (ya sabéis que cualquier exceso es horrible). 

Aquella madrugada salí de casa vestida de ladrona. Tenía la total intención de robarme el arcoiris para llevarlo conmigo durante el viaje. Y es que no me pueden faltar los colores. Y no sabiendo si en el fin del mundo tendría que ponerme a pintar libros de cuentos, pues... Nada, que al final, el arcoiris no pesa tanto y se puede llevar escondido en algún bolsillo. Había llevado también algunos viejos discos de Nat King Cole; los mismos que escuchaba en mi niňez en el tocadiscos de plato. Un cajón con recortes de revistas de moda (¿para las pasarelas de los ángeles?) y una llave maestra, de esas que abren cualquier puerta. No sabía a qué hora llegaría exactamente. Y a lo mejor, encontraba la entrada ya cerrada. 

En fin, que tras preparar este percurso definitivo, con fatiga y emociones perdí el tren. Dicen mis amigos que me sucedió por ser demasiado ingenua. Porque a nadie se le ocurre ponerse a mirar las estrellas y el reloj al mismo tiempo. Y yo así hice. Me puse a contar las luces que encontraba en el cielo de la madrugada, buscando a Venus, qué sé yo... ¡Tonta y mil veces tonta! No se puede intentar viajar y soňar, simultaneamente, sin incurrir en pérdidas catastróficas. Aunque, a decir verdad, no lo lamento del todo. De trenes tengo ya tanto que tal vez éste no era el más apropiado para llegar a las fronteras del cielo. Esperaré. Este banco de madera es bastante grande. Hay sitio para todos.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Filosofando: La percepción y la poesía.



Por Astarté.
León, España.

La teoría de los colores de Goethe se opuso a la newtoniana (aquella de la descomposición espectral de la luz blanca en siete colores esenciales). Para estructurar su teoría, Goethe tomó como importante punto de referencia la experiencia de artistas-artesanos como lo fuera el gran Leonardo da Vinci,  quien establecía una distinción entre los colores de la luz (amarillo o rojo, por ejemplo) y los de la sombra (entre estos el verde y el azul). Goethe oponía, en otras palabras, la experimentación empírico-instrumental de la luz a la llamada "observación sensorial y perceptual" (véase para mayor información: http://www.ojocientifico.com/2011/03/06/teoria-del-color-de-goethe).
Nada extraño que el ojo del poeta vea más allá de lo que pueda ver el ojo del científico. Y nada extraño tampoco que tengamos días grises y noches blancas. El ojo del poeta (vale decir, "el ojo de la aguja" por donde el poeta penetra para rescatar imágenes o estatuas petrificadas en el mundo imago) no ve, sino más bien, siente. ¡Ánimo por ello, venga!... Ánimo para nuestras tardes ocres. Es que somos todos y cada uno de nosotros poetas, aunque no lo sepamos. Bastaría, pues, tomar un pincel o una brocha en la mano para cambiar los colores de la sombra. Bastaría un breve paso de nuestra conciencia, de la sombra a la luz. Sin olvidar, claro está, la importancia de los contrastes. Sin olvidar que no hay luz sin sombra y viceversa.

ORGASMO.




Por Astarté.
León, España.

y desde la humedad como campana viajo
al son del orgasmo hacia el centro
de tu más sensible zona
que es igual a decir
hacia la terminación de la escala
más tibia de tu cuerpo
y entro en ti
en el preciso instante en el que vibras
y vienes con tu fuerza
me voy a nadar
atravesando mares y anclando en tu puerto
mojada como un pez
que perdió el rumbo entre las olas.

Aquellos polvos traen estos lodos: Comentario a la obra de un joven autor.




Por Astarté.
León, España.

Era una jovencita “imberbe” (si este adjetivo puede usarse también en el caso de las mujeres) cuando dejé aquella que había sido la casa-internado colectiva de una generación de también “imberbes” condiscípulos. En 1979 se graduaba el primer grupo de estudiantes de nuestro colegio, institución escolar proyectada en los años ‘70 por algún “iluminado” que, mirando al futuro, concentrara su atención en un objetivo pedagógico preciso: el “principio martiano de estudio-trabajo”[1]. Entre paréntesis, acabo de leer una noticia en la cual se anuncia la “desactualización” de la aplicación pedagógica de este principio  (causa demasiados problemas económicos que ocasiona al país)[2].

Nuestra escuela, sin embargo, tenía una característica especial: en ella se había concentrado un número estimado de estudiantes con altos promedios académicos. El “objetivo social” era el de orientar la vocación de estos jóvenes al estudio profesional y al servicio de la Revolución. Algo así como una especie de escuela de “excelencias”, cuyas mentes y acciones estarían controladas y vehiculadas hacia el porvenir de la Nación socialista. Esta escuela existe aún: es la llamada Escuela Vocacional “Carlos Marx” de Matanzas (provincia de Cuba). Vale aclarar el hecho de que este tipo de escuela no era (y no es) exclusivamente matancera: cada provincia cubana tiene una similar con su propio nombre. En fin, pienso que lo mejor que nos quedó a los que allí estuvimos “internados” durante cinco años de nuestras “imberbes” vidas ha sido un profundo sentimiento de solidaridad humana, no se sabe bien por qué, aunque se supone que este vincǔlum trascendental sea una consecuencia de una relación vital extraordinaria que puso nuestras adolescentes beldades delante de alternativas y circunstancias existenciales difíciles de olvidar.

Después de tanto tiempo de distancia y separación entre sus miembros, gracias a internet y a la iniciativa de un querido ex-condiscípulo y amigo,  se ha creado un sitio, cuyo propósito es aquel de reconstruir y dar continuidad a la historia de una escuela que, repito, todavía existe, si bien muy lejana en tiempo e ideales de aquella que fuera nuestra escuela de los años ’70. Este sitio puede ser visitado por los antiguos y actuales miembros del centro (y no sólo por ellos) en: 

Navegando a través de sus páginas, hallé la publicación de una novela escrita por un ex-estudiante de la Vocacional de Matanzas. Se trata de El plano y la brújula, del autor Francisco Zaragoza Zaldívar. En ella, el escritor hace galas de conocimientos históricos bien precisos, recreando, con técnicas narrativas excelentes, la atmósfera política y socio-cultural de lo que fuera el dominio colonial español en la Isla de Cuba a fines del Renacimiento e inicios del Barroco...


El plano y la brújula, de Francisco Zaragoza Zaldívar:

¿Novela policíaca?...
Corría el año 1595. Tres crímenes de aparente delineación profana, descubiertos en cadena, desenlazan el ir y venir de acontecimientos, muchos de estos en retrospectiva, abriendo y cerrando en círculos las relaciones entre esclavos, indios, colonizadores y foráneos sedientos de poder y de venganza política. Una descripción pintoresca; pinceladas caleidoscópicas que delinean la configuración del humano-viviente en la Cuba sincrética (y simbiótica) de aquel período de nuestra historia. Claro que “aquellos polvos traen estos lodos”... Todo esto y mucho más: futuro y pasado se enganchan en el híbrido del presente más actual de la realidad cubana, metamorfosis total. La posibilidad de “engendrar” un nuevo ser, más capaz (física y anímicamente) de ejecutar su poder sin reparar en  las “bagatelas” que los problemas de salud puedan ocasionar al organismo biológico del ser humano. La ciencia médica (leader) junto a la alquimia y al naturalismo, anticipando el nacimiento de una época que aún distará algo en el tiempo (la de Baruch Spinoza y de las ciencias del S. XVII); mientras tanto, la mente matemática de un sabio arquitecto-astrólogo que pronostica (a través de un juego enigmístico) aquello que será el fracaso de la metrópoli española en sus colonias de El Caribe. La venganza contra el poder inquisidor y contra las injusticias de los gobernantes “gallegos” en la Isla deviene proyecto arquitectónico individual para la organización de un crimen perfecto. Todo ello, en medio del sabor y del ritmo sincrético de orgías que atraviesan el océano desde los grandes palacios nobles europeos, llegando a las tierras tórridas caribeñas, asumiendo la defición del engendro (india-negra-mulata insular + blanco peninsular) que baila al son del tambor y del rock latino... Una temporalidad sin parámetros rígidos, coordenadas que saltan en torbellinos desde el mar hasta el centro de la noche en el monte cubano. Y todo ello, bajo los ojos penetrantes de una trilogía sacra y profana al mismo tiempo: fe, esperanza y Caridad (del Cobre; Caridad la negra; Caridad, la Isla de Cuba...).
Gracias a Francisco Zaragoza Zaldívar por las horas dedicadas al regocijo del lector. Y sobre todo, ¡suerte, joven escritor!... Es lo que más necesitamos, también yo y todos los escritores sin rumbo, caminantes en el aura de nuestra soledad. Y a vosotros, lectores en espera de buenas publicaciones, paciencia... ¡Mucha paciencia!


[1] He tratado de encontrar con precisión el texto o documento en el cual José Martí enunciara este principio didáctico. Seguramente existe, pero yo no lo he encontrado. No me han dicho nunca en qué fuente puedo leer este enunciado. Preciso de informaciones más detalladas. Gentiles lectores, ¿podéis ayudarme? Gracias.
[2] SE LEA EL ARTICULO: El gobierno desmantela las brigadas estudiantiles de verano en: http://www.ddcuba.com/cuba/5985-el-gobierno-desmantela-las-brigadas-estudiantiles-de-verano

martes, 20 de noviembre de 2012

Cogito ergo sum.







Por Astarté.
León, España.

Pienso luego existo. Y existo porque pienso. En ti, en mí. En el preciso momento de  máxima brevedad los cuerpos se disuelven y vuelven a su estado líquido. Las ideas, entonces, se amalgaman. Y se agrupan en la viscosa y elemental sustancia, fuente de la vida. Veo allí, en el charco seminal, pequeňos y veloces cuerpecillos en forma de peces. El mar sigue siendo el principio y el fin del pensamiento que vuela. Y escapa como manantial salado a través de ventanas  llamadas mónadas, quién sabe bien por qué. Y desde la marea, con la fuerza que me dan las olas, salgo a la calle. Me precipito en las atrocidades del asfalto. Y pienso de nuevo, ahora en la gente que va y viene sin saber bien a donde. La calle está mojada. Llueve. Y de nuevo, agua. Anónima fuente de la vida. La lluvia corre por los desniveles de la acera, para llegar al subterráneo de una fosa. Y allí, en el pestilente territorio de los residuos públicos, de nuevo agua... Fuente de vida que retorna en forma putrefacta: todo  resurge en malditas y benditas manifestaciones, regresando a la matriz de un sueňo. La lámpara de noche es de aceite. Imagino tu cara. E imagino porque pienso. Y pienso porque existo. Dime, entonces, si puedes, dónde está la llave que dejamos colgada entre la calle y el salitre. Mis ideas van y vienen. Se agolpan sin parar en el torrente de la sangre que circula por mis venas. Y a través de ventanas abiertas que se cierran a mi paso entro de nuevo. Cierro mi cuarto. Me sumerjo en el blanco y humilde espacio de la buena memoria. Y otra vez, tu cara. Tu boca que humedece mi piel y susurra a mi oído el canto de un pájaro nocturno: Cogito ergo sum... ¿Ha sonado el reloj? No creo.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Filosofando: El maquillaje.




Por Astarté.
León, España.

¡Vaya frase!... Mujeres de la vida. Y bien, el lenguaje regularmente nos engaña, sobre todo cuando usamos frases hechas. Pues todas las mujeres son “de la vida”. Aún aquellas que se esconden en nuestra fantasía (la de las propias mujeres) o en la de los hombres (¿de erotismo se trata o de algo más?...). Pero todas son (somos) “de la vida”. Y cambiamos un día por otro; es decir, vivimos día a día. E insisto en que las frases hechas del lenguaje a veces nos confunden, precisamente por estar hechas para situaciones culturales y sociales específicas y por ser un resultado del uso y abuso de los significados que cada pueblo o cultura otorguen a las palabras.

Mujer de la tribu de los Surma, Etiopía (Valle del río OMO)
Hoy Astarté dedica un minuto de especulación para recordar un título alguna vez mencionado: Filosofía en el tocador, sin que ello signifique un enlace mental entre maquillaje y sexo. Más bien, reflexiono sobre el maquillaje, a sabiendas que en el planeta Tierra hay féminas que, por razones de la vida, omiten el acto de sentarse delante de un mueble llamado TOCADOR para maquillarse.

De las raíces histórico-culturales (milenarias) del acto de maquillarse se ha hablado bastante y llueve información suficiente en bibliotecas reales y virtuales. Sabemos por ello que existen  múltiples posiciones que, bien desde tronos elevados o bien desde un contacto mucho más directo con Madre Natura, establecen patrones estéticos para juzgar la belleza o la condición social de una mujer maquillada.

Factores comunes en la aplicación de los recursos para SER BELLA sí, por supuesto, los hay: El fango ha sido y es, por ejemplo, un elemento que no escapa al tratamiento del cuerpo bello. Sus propiedades minerales y su energía (absolutamente vinculadas al don de la fertilidad) explican su uso como la mejor de las mascarillas o como espléndido recurso para masajes corporales y hasta como parte misma del tocado (laca excelente para las mujeres de muchas  tribus, las cuales se engalanan con fango para volverse atractivas). ¿Extraño para el mundo occidental esto del fango en el peinado? ¿Es fea o repulsiva la mujer que se peina con fango?...
Niña yanomani del Amazonas.

Acabo de leer algo sobre el maquillaje de Cleopatra, la cual se dice que usaba pequeñas dosis de plomo (mineral con referencias a propiedades benéficas para el sistema inmunológico) para sombrear sus párpados (glamour llegado a nuestros días, aunque no usemos el plomo...). Y más que conocidos son los baños con leche de burra de la reina de Egipto. Bueno, ella se los podía permitir... Pero, en todo caso, no todas (o todos) nos sumergiríamos en leche de burra sin antes experimentar un cierto rechazo y, en algún caso, hasta repulsión, tal vez por tener más que establecido el patrón mental de la leche como elemento para la nutrición a través del aparato digestivo y no a través de nuestro sistema cutáneo.
Geisa japonesa.

Lo histórico del arte del maquillaje también nos conduce a la búsqueda de maquillajes históricos (o sui géneris), entre los que llaman mi atención los del diseñador británico Alexander McQueen (honor a su fantasía y a su memoria), o a la importancia concedida al maquillaje de los muertos (desde los egipcios hasta nuestros días). 
Tocado del diseñador Alexander MC Queen.
Y en este último caso, el maquillaje deja de atañer solamente a las mujeres de la vida, viajando más allá de la vida y del género femenino, hasta convertirse en parte de un rito universal, el de la vida en el “más allá”. En fin, el poder CÓSMICO de los colores y el arte de la COSMÉTICA: la magia de la luz “descompuesta” en un arco-iris de razones para hablar del maquillaje, aún cuando las mujeres lleven la cara lavada o cuando los hombres no establezcan una relación entre pertenecer al género masculino y tener la cara “pintada”. Histrionismo (el teatro, las máscaras) y universo; vida y muerte; colores.




viernes, 16 de noviembre de 2012

Bésame otra vez, peregrino.




Por Astarté.
León, España.

Bueno, bueno... Me gustaría saber por qué llevas camisa blanca y sombrero para ir a la plaza. Allí hay solamente montones de tierra, acumulados desde hace aňos como barricadas de ladrillos. ¿Y si te manchas, a ver...? Vamos, peregrino, bésame otra vez. No pases de largo como si no buscaras mi seno desgarrándome el pijama, que es ya mediodía y no has tomado café. Entonces, ¿un café, peregrino? ¿Un café...? Ven, sube. Vivo en el quinto piso, apartamento 5, a la derecha. El corredor es largo. Son más de cien escalones, pero... ¿y qué? Por un café, yo daría mi imperio. Y por mi seno, deberías subir y saltar la barricada. Claro que con esa camisa blanca te estropearías el look; sudarías subiendo... Y entonces, te propongo un pacto: bésame otra vez, peregrino, como haces cada maňana al cruzar la calle. Monta tus piernas en mi cintura y juega a rodearme con tus brazos. Todo eso y un café. Pero... ¡por Dios!, sin la camisa blanca... Mira que hoy es San Valentín. Y los santos juegan, danzan y hacen el amor desnudos.

Homenaje a un poeta.



Por Astarté.
León, España.

Los sentidos nos obligan a creer que el vacío forma parte de la Nada. Dulces personajes del teatro, falsos ídolos... Pueden engañarnos en cualquier parte de la escena (y también llevarnos al mejor de los placeres, claro está). Hay, para colmo del engaño, un sentido emocional, el del vacío. Ese que suele desviarnos del camino más aún: me refiero al sentido de la vacuidad, que nos hace ver y escuchar paredes llenas de ecos sin retorno. La carencia de afecto, el sentirse un ser vacante... Hay quien podría definir todo esto como "el sentido de la soledad". Estar solo, sin embargo, podría ser no más que el efecto (¿errado?) de mal sentirse solo, gracias al poder inmediato que sobre nuestra conciencia ejercen los sentidos. Tal vez sea que el ser humano esté desprovisto del talento de las piedras, de los ríos; del talento de un oasis en medio de un desierto... Tal vez sea eso. 

Un poeta, sin embargo, es poeta cuando pisa el vacío. Cuando penetra y se adentra en el territorio de lo invisible y besa la trama de lo que huye de los juguetones sentidos. Su talento pisa los talones a la sombra de los seres impalpables en el mundo imago. Sabe reconocer la desmedida melodía de las notas del silencio. Busca lo que no podría encontrar en salones agredidos por el sol. Y encuentra los hilos invisibles del canto del Universo. Y escapa, en un golpe de a-temporalidad, a la ausencia del espacio que no ve, que no toca, que no siente. Y lo mejor del caso es que, sin darse apenas cuenta, regresa a su pluma de oca en el tintero. A pintar la imagen apenas rescatada. Y cito, como homenaje a un poeta:

Imaginamos a menudo haber agotado las diversas formas del querer con el amor del hombre por la mujer, por sus hijos, por sus amigos, y hasta cierto punto, por su país. Ahora bien, precisamente en la lista se halla ausente la forma de pasión más fundamental, aquella que precipita el uno al otro bajo la presión del Universo que se cierra a todos los elementos del Todo. La afinidad, y como consecuencia, el sentido cósmico.
El amor universal ya no es algo psicológicamente posible, sino más aún, la única forma completa con la que podamos amar.


P. Teilhard de Chardin
El fenómeno humano.


miércoles, 7 de noviembre de 2012

Camino.


Por Astarté.
León, España.

    No digo siempre pero a veces           
      Un sutil sensual calor en la distancia           
    Enciende el paladar del sueño             
Y el lado de mi cuerpo más convexo 
Con el olor de mar que lo enlentece  
                                   En la ladera oblicua de tu ansia                                          
        Meciéndolo a  placer en el ensueño            
Que alguien por error diría sexo   
Y que es únicamente amor.
 
 

Filosofando: El color rojo.




Por Astarté.
León, España.


En culturas como la china las novias suelen vestir de rojo para el matrimonio. Comentario aparentemente banal, si no pensara en el rojo como en el inicio de un ciclo cósmico-energético, contenido y continente de la cópula genital del Universo.

Mulhadara, primer chakra, encuentra su complejidad simbólica en el color rojo y en lo que éste representa. Se dice que el poder de la Kundalini (concentración de energías esenciales de naturaleza cósmica, espíritu del yoga) se activa “en rojo”. Colocada a la base de nuestra región sacra, la serpiente despierta de su reposo latente, encendida por la chispa de fuego. Aries y Scorpio representan este despertar en el plano astrológico, donando a sus hijos un a veces extraño sentido de reacción inmediata ante los estímulos circundantes. El vino, la sangre, el hierro y la masa ígnea... Marte y sus hijos, la ira, el sexo, la carne... La tierra, el fuego, los estados de excitación... Todos ellos, histriones del color rojo en el ser que todo ser es.

Acabo de leer una nota informativa que habla de medidas adoptadas con fines “ideológicos”. Aparecía en una tira periodística, en el extremo izquierdo superior de un tal diario, de esos que pululan y chancletean por estancos y bares de cualquier ciudad. Y lo que más llamó mi atención fue el uso del color rojo como fondo del texto. ¿Es rojo el comunismo? O mejor dicho, ¿por qué lo han querido pintar de rojo? ¿Señal de alarma roja?... Buena pregunta. Pero algo me dice, por experiencia, que la ideología no tiene color definido. Como los sueños figuran en claroscuro. Y somos nosotros quienes, según corre el viento, las pintamos de un color o de otro. La idea de Navidad “exige” el rojo, induciéndonos a pensar en el tema del nacimiento (¿versión de la tradición cristiana de la Kundalini que despierta?...). También el demonio (su representación) viste de rojo. Y no hay diablillo que no tenga un tridente rojo, como acabadito de sacar de una fundición entre las llamas del infierno. Personajes de fábulas como Caperucita y Pinocho atraen nuestra atención con sus vestimentas rojas. Algo me hace pensar que en estos personajes infantiles se encierran valores de insubordinación o de conducta deforme como la desobediencia y el no acatar las órdenes filiales. Quizás sea por ello que nuestras madres no nos hayan vestido de rojo en los primeros instantes de nuestra vida, y que la canastilla masculina sea en azul y la femenina en rosa, pero nunca en rojo.

La vergüenza es roja. La ira es roja. También la extrema alegría o la euforia. Y el llanto es rojo. Nuestros ojos arden; nuestras mejillas se repletan de este color; los capilares se hinchan a punto de estallar al borde del abismo de las grandes pasiones. ¿Y qué decir del amor...? Rosas rojas para damas tristes y éstas despertarán como la Kundalini, desencadenando la energía concentrada en sus genitales. ¿Y para los caballeros? ¿Salones rojos? ... Mitos y más mitos vestidos de rojo. Pero la luz roja que emana del granate de adorables labios puede hacer milagros.

No olvido la amenaza. La luz roja en semáforos y en señales rojas indica “no entrar” o “no pasar” por un sitio prohibido. La amenaza o el sentido de prohibición pende, en ciertas zonas y momentos, como espada sobre el cielo. Por no decir que, a veces, el cielo es rojo y obnubila la conciencia sin dejarnos escalar. Y entonces apelamos a ritos y a poderes escondidos en antiguas plegarias, éstas engarzadas a hilos rojos. Tampoco olvido el destino, ni el hilo rojo que enlaza, en tiempo y en espacio, a las almas gemelas.

Pues bien, hoy escribo en rojo. Ardo en deseos de sentir el don de la palabra AMOR. Y espero. Espero en blanco y negro. La luz hará lo que tenga que hacer a su debido tiempo. Y el tiempo es infinito cuando se trata de crecer.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Payaso.




Por Astarté.
León, España.

Él fue a su encuentro. Pero así, como quien no quiere las cosas, la vio alejarse del brazo del otro. Era su amante, el mismo del domingo en la ruleta. El bar del Casino estuvo abierto hasta las cinco y media y él los vio salir, juntos, de la mano. Y como la resignación no entraba entre las cuentas que debía a una vida, de hecho, más que resignada, jugó su última carta: la del poeta.

La noche era de perros. Llovía a cántaros, relampagueaba. En su humilde camerino (el más pequeňo de aquel circo ambulante) delante del espejo, su lápiz de labios bermellón. Y en rojo, marcando siluetas gráficas en una hoja garabateó trazos de aquel poema dedicado a su amada. Fragmentos nunca publicados en blanco y negro. Luego, delineó su cara, no sin antes embadurnarla, hasta la saciedad,  con polvos blancos. Endosó el camisón del día anterior; el mismo que usara en el acto de equilibrismo. Y para mayor constancia de sus versos, tomó las tijeras. Abrió en dos la bata. Luego, se descosió el vientre. Y entonces, dos lágrimas rodaron por sus blancas mejillas coloreadas.

Terminada la lluvia, ella entró en su cuarto y tomó al payaso entre sus brazos. ¡Caramba! No podía comprender por qué no le había nunca zurcido aquella simple y triste barriguita de trapo. Y es que lo quería roto. Cruelmente roto en su cama, incitando su más extremo sueňo erótico.

sábado, 27 de octubre de 2012

Scorpio: breve reflexión sobre la luz.




Por Astarté.
León, España.

Mente imbricada en su propia médula... La intensidad de un velo nos podrá, tal vez, desviar de la puerta del retorno al hogar donde espera la lumbre. Y lo más probable será que los pasos se hagan más altos y la ascensión más violenta. Quizás nos pueda parecer que el aire se torne denso o que una mancha oscura cubra el cielo transparente. Nada que temer entonces. Pues el cielo será igual que antes. Sólo que Scorpio nos habrá donado la certeza de su fantasía (a veces ésta cuesta un imperio de ideas...). Y a veces, cuando llueve, se mojan las alas de los pájaros en pleno vuelo. Si bien las alas mojadas no impedirán que una paloma entre en la casa de los hombres. Volar hacia la luz, en fin, requiere la simplicidad del juego. Y es que a Scorpio le arrebatan las nueces que crecen en un prado escondido. Es un gran comilón este amigo astral. Un niño con la cara manchada de cacao. Pues... ¡dar entonces a Scorpio lo que de Scorpio es...! Y en un cesto pequeño recojamos nueces. Aunque haya fango en el sendero que conduce a los nogales y las ramas sean altas... Siempre habrá una escalera. Esa que cargamos sobre el hombro cuando estamos por creer que nos faltan las piernas.

martes, 23 de octubre de 2012

Te estaba esperando.





 Por Astarté.
 León, España.

Era demasiado fuerte para creer en falsos ídolos. Así, un buen día, en medio del desierto, juró desenterrar todo lo que en él quedaba de banalidad y estériles juramentos. Fue entonces que emprendió las huellas de su corazón para atravesar el árido terreno. Se descalzó para sentir mejor, al tacto, el placer del dolor natural que en él causaba pisar las grietas del fango reseco. Y andando llegó a la carretera, otro desierto abandonado e infértil, por el cual no pasaba ya ni el mejor de los poetas. Y luego, atravesó el monte (¡divino silencio el del monte!)...

Y bien, cariño, no te reconocí..., ella le dijo al verlo llegar con llagas en los pies y  destrozos de piel en el alma, si es que puede existir un alma dérmica. Y por qué no. El alma tiene piel. Y él lo sabía bien: un río de vida fluía desde el interior de sus entrañas como manantial en medio de las rocas. “Y bien, cariño, es que te esperaba para cenar y no llegabas...”, le dijo al verlo hambriento y extenuado. Pero no era hambre lo que él sentía, sino amor. Aquel hombre, extraño ejemplar de esos nacidos bajo el signo de Marte... A pesar del cansancio, el haz de su silueta trepaba por las ranuras del techo y abría los brazos para abrazar el pensamiento de su amada...

Y bien, cariño, ¿te apetece un whisky o, mejor aún, un martini dry? Ella sabía que ésta ultima era una de las seis principales recetas del The Fine Art of Mixing Drinks, de David A. Embury. La mujer, claro, quería conversar. Y no sólo esto: su pasión la consumía; deseaba ser besada. Y para encender las pasiones, nada mejor que un licor aromático. Pero él no bebía, mucho menos cuando regresaba de un largo viaje. Y de aromas tenía demasiado: la hierba, la tierra, la erosión del viento lo habían impregnado de olores insustituibles. ¡Qué mejor sensación que la del olor a la hierba del monte!

En el centro de la pequeña sala había un espejo y nada más. Estaba allí, desde aquella primavera en la que ellos se amaron. Y bien, no es secreto para nadie que cuando el tiempo pasa quedan los espejos abiertos a la memoria. Ėl estaba extenuado, eso he dicho antes. Ella lo amaba con locura y lo esperaba para cenar con un martini dry a la luz de una vela. Ėl olía a hierba. A ver, ¿qué más?... En el techo, las ranuras le abrían el paso a las viejas vigas de madera, carcomidas por el comején. Y todo estaba en orden, pues nada existía, al parecer. Nada, menos el silencio. Ese que él había recogido en el monte para regalárselo a ella, lleno de vida. Sucede que, a veces, los grandes sueños ponen condiciones. Y el coraje no faltaba, ¡qué va! Ėl tenía tanto que le sobraba. Pero el coraje, ¡qué pena!, nada puede hacer cuando va a la guerra contra el tiempo. Y como sabemos, en ciertas ocasiones vale más el amor que el coraje. Por eso, cuando él entró y la vio sentada esperándolo, no se dejó derrotar. La tomó entre sus brazos. Ella lo deseaba, aunque no podía ya sentir el olor de su piel. Entonces, con ella en sus brazos, él atravesó el espejo y llegó de nuevo al desierto, árido e infértil. Y allí sembró una flor. Luego, caminando (con ella en sus brazos), llegó a la carretera, por donde no transitaba ya ni el mejor de los poetas. Y escribió un soneto. Y al final, entró en el monte, siempre con ella en sus brazos (¡divino silencio el del monte!)... Y le dijo: Te amo, ¿sabes? ¿Crees que aún tenemos tiempo para cenar? Y ella, desde el otro lado del espejo, le sonrió diciéndole esto, así de simple: Siéntate, amor. Te estaba esperando.

jueves, 18 de octubre de 2012

Invierno.



Por Astarté.
León, España.

Para no poner en juego el poder de la palabra 
y no jugar a pronunciar alguna de ellas al vacío
elucubrando a tientas sobre el alma
diré: ME RINDO... 
y no porque en realidad me rinda 
sino porque el delicioso invierno 
del camino que fui para mis piernas
he vuelto a cruzar
sin sentir el otoño.

El alma por fuera...





Por Astarté.
León, España.

Dándole un lugar al sueño y otro a las patologías de la mente, pruebo a jurar que a los llamados “soñadores” (por no decir “de-mentes”) toca la peor parte en el diagnóstico que cualquier galeno especializado en materia de psicosis pueda hacer. No tenemos más que entrar a una celda de manicomio para descubrirlos, allí, atados por cuerdas de cuero y conectados a esos cables eléctricos; estremecidos por shocks con funciones terapéuticas. Pupilos del buen gusto, atletas de la sensibilidad artística, viejos amantes de la sabiduría... Todos en la misma sala, sin hacer excepciones. Sus características generales coinciden en el poseer una tendencia al vuelo y a la fragilidad racional. Algunos, claro está, pueden aparentar ser fríos y calculadores. Pero esto es sólo apariencia. En realidad, los grandes matemáticos inscritos en el elenco de “soñadores” han sido, históricamente, menospreciados. Por supuesto, tal menosprecio llega casi siempre por parte de aquellos que, ignorando los enigmas del número definido como argé, no logran reconocer el vínculo existente entre las siete cuerdas de la lira tocada por Apolo y los siete sellos del Libro del Apocalipsis. ¡Incrédulos!...



 Pero,en fin, hablemos de esta celda de músicos, de poetas y de locos. De filósofos inspirados en el devenir. De pescadores que van al río con redes agujereadas a pescar truchas. Rindamos honor a este cuarto de almas truculentas, abandonadas al patrocinio del espasmo, donde habitan también los inútiles hijos de la metáfora, aprendices del fracaso. En un sentido pictórico, se trata de un cuadro patético, en el cual predominan amasijos de rostros con horribles muecas; rueda de baile de torsos deformes. Desde una ventana exterior se asoman siluetas que no han sido terminadas por la mano del artista. Nadie conoce a ciencia cierta si se trata de almas perdidas en el limbo; extraños personajes que quedaron fuera del drama, quizás por falta de coraje para actuar. Una vez al mes llegan algunos visitantes extranjeros. Son aquellos que se acuerdan de que tienen parientes soñadores y vienen a verlos; tal vez, por eso del por si acaso. Y es que nunca se sabe si un día caemos en profundo letargo y de ahí no despertamos. Pero lo más interesante de todo es que esta sala está permanentemente abierta al público. La entrada es gratis y se rifan papeletas para participar en la obra sin límites de edad, ni diferencias de sexo. Claro que para tomar asiento en platea hay una condición, al menos una: tener el alma por fuera y el cuerpo por dentro. El alma por fuera, como camisa de juglar, como pincelada de luz al centro de la noche.

martes, 16 de octubre de 2012

Letanía de amor para los amantes.




Por Astarté.
León, España.

Y es que había tanto sol que le ardían los ojos. Su piel, completamente quemada,  desprendía el aroma que el campo guarda, secularmente, en absoluto secreto. Y arrastrando los llagados talones llegó al punto de partida: su corazón. Que no era un órgano. Que no era, tampoco, la metáfora recocida por desabridos románticos. Era, simplemente, un corazón especial: el suyo. Y cuando no pudo seguir a pie por el sendero; cuando sus talones habían dejado de existir, se montó en un corcel. Y a pleno galope, se abrió camino entre la maleza del monte. El olor a hierba era indescriptible. Perfume vaginal, tierra y río mezclados en el barro... Hierba verde, árboles, sinsontes le dieron permiso para entrar al sitio sacro. Entró cabalgando. Y a mitad del camino rompió la montura para continuar su rumbo apresurando el paso. El tiempo de llegar a la meta era demasiado breve. Y cuando llegó, se sentó mirando al cielo, respirando el aire de la tarde que olía a olmo reverdecido en primavera. Y supo entonces que se había bebido el propio corazón. El sabor dulce de la sangre le llenó el paladar. Y tuvo, por supuesto, miedo de morir. Pero no murió. Y una tarde de abril, cuando no contaba ya con las fuerzas de su cuerpo, se abrió el pecho y sacó aquel antiguo rosario. Lo llevaba siempre, pero para usarlo, solamente, en casos de vida o muerte. Valga decir, por cierto, que aquella era una mujer que no creía ya, ni siquiera, en los milagros. Sin embargo, repitió la vieja letanía, como quien reitera alguna condición errante: Dios te salve María, llena eres de Gracia... Y la catedral se iluminó de eternidad: Porque él estaba allí, en su cama, abrazado a su cintura. Desnudo y despojado de cualquier veneno: Amor mío eres hoy, maňana y siempre... Y bendita eres entre todas las mujeres. Dulces sueňos. Ahora y en la hora de nuestra vida y nuestra muerte. Amén.