PALABRAS A MIS LECTORES

YO SOY ASTARTÉ. Y AUNQUE NO HE LLEGADO DE LOS ALTARES CONSTRUIDOS A SU DIOSA POR LOS FENICIOS, LO MISMO ESTOY ENTRE VOSOTROS, EN FORMA DIGITAL, ABRIÉNDOME PASO EN LAS ESQUINAS DEL CYBER-ESPACIO, CON LA FIRME CONVICCIÓN DE PODEROS OFRECER ESTA CASA LLENA DE LUZ PROPIA... PARA VOSOTROS, QUERIDAS Y QUERIDOS LECTORES.

... ES QUE ALGÚN PAJARILLO ME HA CONTADO QUE EN ESTE IR Y VENIR POR EL UNIVERSO INFINITO ENTRAMOS Y SALIMOS (SIN DARNOS CUENTA DE ELLO) POR LOS POROS DE LAS SENSACIONES. PEDIRÍA ENTONCES, SIN DUDAS, QUE LA SATISFACCIÓN DE GOZAR LO QUE SENTIMOS NO NOS ABANDONE NUNCA Y NOS LLEVE DE LA MANO POR EL TRILLO INMENSO DEL PENSAMIENTO MÁS SENSUAL, HASTA TOCAR UNA ESTRELLA: LA NUESTRA.


OS ESPERO, PUES, CON ESTA LINTERNA QUE AHORA VEIS ENTRE MIS MANOS, PARA JUNTOS ILUMINARNOS LA ENTRADA A ESTA HUMILDE MORADA TOTALMENTE HUMANA. OS OFREZCO, MIENTRAS CAMINAMOS, UNA TAZA DE CAFÉ Y UN RAMITO DE HIERBA BUENA... TODO ESTO PARA HACER EL CAMINO MÁS LIVIANO Y LA ENTRADA PLENAMENTE TRIUNFAL.

UN ABRAZO Y... ¡ÁNIMO, CAMPEONES!... QUE SE ENFRÍA EL CAFÉ...

lunes, 19 de noviembre de 2012

Filosofando: El maquillaje.




Por Astarté.
León, España.

¡Vaya frase!... Mujeres de la vida. Y bien, el lenguaje regularmente nos engaña, sobre todo cuando usamos frases hechas. Pues todas las mujeres son “de la vida”. Aún aquellas que se esconden en nuestra fantasía (la de las propias mujeres) o en la de los hombres (¿de erotismo se trata o de algo más?...). Pero todas son (somos) “de la vida”. Y cambiamos un día por otro; es decir, vivimos día a día. E insisto en que las frases hechas del lenguaje a veces nos confunden, precisamente por estar hechas para situaciones culturales y sociales específicas y por ser un resultado del uso y abuso de los significados que cada pueblo o cultura otorguen a las palabras.

Mujer de la tribu de los Surma, Etiopía (Valle del río OMO)
Hoy Astarté dedica un minuto de especulación para recordar un título alguna vez mencionado: Filosofía en el tocador, sin que ello signifique un enlace mental entre maquillaje y sexo. Más bien, reflexiono sobre el maquillaje, a sabiendas que en el planeta Tierra hay féminas que, por razones de la vida, omiten el acto de sentarse delante de un mueble llamado TOCADOR para maquillarse.

De las raíces histórico-culturales (milenarias) del acto de maquillarse se ha hablado bastante y llueve información suficiente en bibliotecas reales y virtuales. Sabemos por ello que existen  múltiples posiciones que, bien desde tronos elevados o bien desde un contacto mucho más directo con Madre Natura, establecen patrones estéticos para juzgar la belleza o la condición social de una mujer maquillada.

Factores comunes en la aplicación de los recursos para SER BELLA sí, por supuesto, los hay: El fango ha sido y es, por ejemplo, un elemento que no escapa al tratamiento del cuerpo bello. Sus propiedades minerales y su energía (absolutamente vinculadas al don de la fertilidad) explican su uso como la mejor de las mascarillas o como espléndido recurso para masajes corporales y hasta como parte misma del tocado (laca excelente para las mujeres de muchas  tribus, las cuales se engalanan con fango para volverse atractivas). ¿Extraño para el mundo occidental esto del fango en el peinado? ¿Es fea o repulsiva la mujer que se peina con fango?...
Niña yanomani del Amazonas.

Acabo de leer algo sobre el maquillaje de Cleopatra, la cual se dice que usaba pequeñas dosis de plomo (mineral con referencias a propiedades benéficas para el sistema inmunológico) para sombrear sus párpados (glamour llegado a nuestros días, aunque no usemos el plomo...). Y más que conocidos son los baños con leche de burra de la reina de Egipto. Bueno, ella se los podía permitir... Pero, en todo caso, no todas (o todos) nos sumergiríamos en leche de burra sin antes experimentar un cierto rechazo y, en algún caso, hasta repulsión, tal vez por tener más que establecido el patrón mental de la leche como elemento para la nutrición a través del aparato digestivo y no a través de nuestro sistema cutáneo.
Geisa japonesa.

Lo histórico del arte del maquillaje también nos conduce a la búsqueda de maquillajes históricos (o sui géneris), entre los que llaman mi atención los del diseñador británico Alexander McQueen (honor a su fantasía y a su memoria), o a la importancia concedida al maquillaje de los muertos (desde los egipcios hasta nuestros días). 
Tocado del diseñador Alexander MC Queen.
Y en este último caso, el maquillaje deja de atañer solamente a las mujeres de la vida, viajando más allá de la vida y del género femenino, hasta convertirse en parte de un rito universal, el de la vida en el “más allá”. En fin, el poder CÓSMICO de los colores y el arte de la COSMÉTICA: la magia de la luz “descompuesta” en un arco-iris de razones para hablar del maquillaje, aún cuando las mujeres lleven la cara lavada o cuando los hombres no establezcan una relación entre pertenecer al género masculino y tener la cara “pintada”. Histrionismo (el teatro, las máscaras) y universo; vida y muerte; colores.




No hay comentarios:

Publicar un comentario