PALABRAS A MIS LECTORES

YO SOY ASTARTÉ. Y AUNQUE NO HE LLEGADO DE LOS ALTARES CONSTRUIDOS A SU DIOSA POR LOS FENICIOS, LO MISMO ESTOY ENTRE VOSOTROS, EN FORMA DIGITAL, ABRIÉNDOME PASO EN LAS ESQUINAS DEL CYBER-ESPACIO, CON LA FIRME CONVICCIÓN DE PODEROS OFRECER ESTA CASA LLENA DE LUZ PROPIA... PARA VOSOTROS, QUERIDAS Y QUERIDOS LECTORES.

... ES QUE ALGÚN PAJARILLO ME HA CONTADO QUE EN ESTE IR Y VENIR POR EL UNIVERSO INFINITO ENTRAMOS Y SALIMOS (SIN DARNOS CUENTA DE ELLO) POR LOS POROS DE LAS SENSACIONES. PEDIRÍA ENTONCES, SIN DUDAS, QUE LA SATISFACCIÓN DE GOZAR LO QUE SENTIMOS NO NOS ABANDONE NUNCA Y NOS LLEVE DE LA MANO POR EL TRILLO INMENSO DEL PENSAMIENTO MÁS SENSUAL, HASTA TOCAR UNA ESTRELLA: LA NUESTRA.


OS ESPERO, PUES, CON ESTA LINTERNA QUE AHORA VEIS ENTRE MIS MANOS, PARA JUNTOS ILUMINARNOS LA ENTRADA A ESTA HUMILDE MORADA TOTALMENTE HUMANA. OS OFREZCO, MIENTRAS CAMINAMOS, UNA TAZA DE CAFÉ Y UN RAMITO DE HIERBA BUENA... TODO ESTO PARA HACER EL CAMINO MÁS LIVIANO Y LA ENTRADA PLENAMENTE TRIUNFAL.

UN ABRAZO Y... ¡ÁNIMO, CAMPEONES!... QUE SE ENFRÍA EL CAFÉ...

miércoles, 23 de octubre de 2013

Melodías del recuerdo: ¿Nos valen?


Por Astarté.
León, España.

Eres terciopelo y piedra... Eres agua y arena... Pero, ¡qué recuerdos!... Canciones que nos hacen evocar... ¿una época perdida? No. Algo arrastramos de todo esto. No voy a buscar autor y motivaciones; no quiero saber por qué los autores escriben las letras que luego buenos músicos llevarán al pentagrama y formarán una canción que tendrá éxito o no (todo depende de las circunstancias, de las llamadas “influencias”, de los padrinos que te puedan o no bautizar...) Pero esta canción que fue éxito en la hit parade de los años ochenta dice algo sobre el amor-instrumento. Y es que a veces el sentimiento nos conduce a la trampa y nos hace caer en las redes de la melancolía... Bueno, ¿y quién no ha sido víctima? En tal caso, “aquel que no sea pecador, que tire la primera piedra...”
Hoy Astarté evoca viejas melodías de su juventud prometedora. ¿Cursi? ¿Quién sabe? Pero son sólo recuerdos. Con cautela, por supuesto.Viejas melodías nos pueden conducir al cielo o al abismo, así que... ¡cuidado! No sabemos el efecto que la música, ligada a las remembranzas, nos  pueda causar. Podemos caer en las redes de una insospechada melancolía. Pero recordar no es delito. Eso no. La memoria tiene sus “pro” y sus “contra”. Y lo bueno es estar conciente de ello.


martes, 22 de octubre de 2013

El amor en estado líquido (reflexiones de Sofía).


Por Astarté.
León, España.

    Hoy quiero presentar a los lectores de Los días de Venus en la tierra las páginas de una poetisa y escritora, cuyas ideas cubren los  renglones en el Diario de Sofía
https://www.facebook.com/pages/Diario-de-Sof%C3%ADa/182783571864345?hc_location=timeline

    En el Diario... leí esto. Se trata de algunas reflexiones hechas por la autora, estudiosa de química y (según cuentan los gorriones de algún nido) bien entendida en amores. Al parecer, a veces se confunde la naturaleza de nuestro medio líquido originario (el líquido amniótico, por ejemplo. O mejor aún, el mar, que es el medio natural de los peces y todos fuimos peces hace mucho tiempo...) con el  flexus o lo flojo de nuestra naturaleza orgánica, el flexus que en buena medida evoluciona a nivel de nuestras relaciones, no sólo sentimentales, sino en general, humanas. Para aclaración del significado de flexus os remito a cualquier página que explique su etimología; ésta, por ejemplo: http://www.elcastellano.org/palabra.php?q=prolijo

    Y bien, a partir de una brillante comparación entre el estado líquido de los cuerpos físicos y el amor, Sofía me ha hecho pensar que para que el amor vuelva a encontrar la tierra como medio sólido y cálido para germinar, tendría (quién sabe) que lanzarse en todas direcciones a fin de retornar a su más remota forma de vida, transformando el flexus en sustancia nutritiva, o algo así, tal vez... ¿Qué os parece?

Reflexiones de Sofía. 21/10/2013

Acerca del “Amor Líquido”

Los líquidos y su movimiento han sido parte inseparable de mi carrera profesional, lo que nunca llegué a imaginar que podrían tener una relación directamente proporcional con el amor, específicamente con el nombrado “Amor Líquido” según la teoría del sociólogo Zygmunt Bauman. Como toda teoría tiene sus adictos y sus detractores.

Existen 4 propiedades de los líquidos que definen este nuevo tipo de amor no convencional de relación o “conexión “ de pareja.

1-Compresibilidad : Son altamente incompresibles.
Estado mínimo de compresión de la relación que impide lograr un compromiso estable.

2-Movimiento no acotado de las moléculas. Son infinitamente deformables.
"Las relaciones son un entretenimiento para obtener placer y satisfacción inmediata “consumiendo” a personas como si fueran mercancías de estantes de un supermercado.”
El amor romántico sufre una deformación literal de su definición conceptual.

3-Ausencia de memoria de forma. Toman la forma del recipiente que lo contenga.
Variable y adaptable ante nuevas situaciones, al final uno de los dos pasa a ser eliminado totalmente o se convierte en un desconocido con algunas huellas cuando menos perjudicado sales de esta “ausencia de memoria definitiva”. Como expresa el siquiatra Saulo Pérez en su artículo : “aquello que pensabas que compartías queda en una especie de duda, si fue real, o fue fantasía o simplemente falso o fue una elección del estante de la tienda para ser consumido y eliminado.”

4- Distancia Molecular Grande. Sus moléculas se encuentran separadas a una gran distancia.
En este caso las molecúlas espirituales de los respectivos miembros de la “conexión”, son fugaces y fragmentarias, esto implica que son anuladas por completo las dificultades, los sufrimientos, el comprometerse sentimentalmente, no existen las mariposas ni los corazones desplazados.

Realmente amigos, deja muy pocas puertas abiertas al "amor romántico". Las sociedades modernas caracterizadas por el mercado del consumismo, individualismo, inestabilidad ,inseguridad y la soledad, entre otras, conllevan a una ruptura emocional .El llamado "amor líquido", (que pienso tiene más adictos en los hombres que en las mujeres, y por favor no tilden de feminista a Sofía) , es un verdadero imperio, desafortunadamente se impone y no podemos nadar contra la corriente, es inevitable. Todos queremos independencia personal, económica, espiritual y esto no tiene nada que ver con el amor romántico.
Son tiempos de amar en una dirección donde lo existencial predomina sobre lo espiritual.

Adicta o detractora? Sofía evoluciona con la sociedad y con las épocas. Adicta al “Amor Líquido” pero condimentado con ligeros sazones de los amores de Shakespeare.

Los quiero con un inmenso “Amor en los 4 estados relativos de la materia”
Sofía

lunes, 21 de octubre de 2013

Estas manos.



Manos al óleo (Omar Ortiz; Guadalajara, México).

Por Astarté.
León, España.


    Miro estas manos. Cuánto han crecido desde que las vi por vez primera. Para recordar cómo eran, tendría que observarlas desde la distancia de los años, inmortalizadas en viejas fotografías de mi niñez, sujetando mi menudo cuerpo en blanco y negro, cubiertas por el velo sepia del tiempo. Y aún así, al verlas prisioneras en el diminuto recuadro de un fotograma, me parecerían ajenas y no mías (por ser tan pequeñas, quizás, no lo sé). Para colmo, podría observarme toda, así como era. Y a lo mejor tampoco llegaría a reconocerme. Pero estas manos... ¡Cuánto han hecho desde el primer día!

    Maestras audaces, me han enseñado a reconocer la sutil frontera que me une y me separa de la trama universal infinita. Estas manos han sido, pues, los ojos que me dieron el primer conocimiento del mundo. Con ellas aprendí que hay un Yo y un Otro, y que identidad y diferencia me confunden y limitan con la alteridad. Así, poco a poco, estas manos me han hecho grande. Me han permitido conocer  la ternura, me han otorgado el poder de regalar caricias, como también me han instruido para calcular sin error el cariño jamás recibido. Estas manos me han sabido colocar al centro del planeta de la fantasía: mis juguetes queridos, mis dados del azar en aquellas horas de descubrimiento personal, peinando mis guedejas de sueños infantiles. Han sido, además, las mejores embajadoras de mi intelecto motriz e intelectual: bastones en mis primeros pasos, a gatas, por los rincones de mi infancia; más tarde, medios para conducir el volante de la entera vida.

     Paletas de pintor en las jerigonzas de incipientes trazos de óleo sobre un lienzo. Instrumentos perfectos, traductoras de armonía, reproductoras de sonidos y figuras han llenado de notas musicales algún pentagrama. Y así, en la danza, han sido las alas de un cisne blanco en la laguna de la melodía. Diseñadoras personales de mi caligrafía, me han dado la oportunidad de escribir y dibujar y modelar lo que mis ojos no alcanzan y mis oídos no escuchan; es decir, han trascrito aquello que tan sólo mi  imaginación crea. Y a partir de la escritura y del tacto, la escuela de las manos no ha dejado jamás que la memoria me cierre sus puertas allí, en el sitio donde pueden gobernar las sombras. Pues aún, en cuartos oscuros, estas manos han sido mi mejor guía. Gracias a ellas he podido distinguir la energía del planeta en elementos opuestos: fuego y hielo, dureza y blandura, plasticidad y rigidez... En fin, los recovecos en los cuales se esconden y enajenan los grados y escalas del amor, eso también me lo han enseñado estas manos. Y me han dado la pista para descubrir los secretos ocultos en los poros de la piel (mis propios secretos ante todo). Y luego, conociendo algo más en materia de amor y desamor, estas manos han sido el mejor enlace con mis semejantes: amistad, juegos sexuales, golpes, caricias, delirios gestuales...  Y también mímica. Porque sabiendo ser  perversas, han hablado siempre y cuando la boca ha tenido callar. Con estas manos he robado y destruido; con estas manos he donado y construido. Estas manos , las mismas que un buen día amanecerán repletas de arrugas, han recogido frutos de frondosos árboles y han sembrado innumerables semillas en el surco de mi existencia. Han moldeado el barro y han levantado castillos de piedras a mitad del camino. Y espero que, en mi último momento, con ellas pueda darle mi adiós a la Tierra. Estas manos mías: las que me han enseñado a atrapar el cielo con un puño y a dar fuerza a las mareas en la calma de una orilla cualquiera... Las mismas que encierran la luna y atrapan el sol. Hoy las miro, de nuevo, como cada mañana. Y luego te acaricio.

jueves, 10 de octubre de 2013

Crítica. Críticos. Yo opino, tú opinas, nosotros opinamos.




Por Astarté.
León, España.

Buscando información sobre Alejandro Jodorowsky (véase en Wikipedia o en cualquier página donde aparezca su biografía) acabo de leer dos artículos de Mauricio-José Schwarz (fotógrafo y periodista mexicano radicado en España desde 1999) en su blog "El retorno de los charlatanes".

El primero de estos artículos es una crítica (lo más crítica posible) a Jodorowsky y a lo que Schwarz considera que son sus artimañas para vender imposturas (véase:  http://charlatanes.blogspot.com.es/2006/06/jodorowsky-los-delirios-de-un-artista.html  ). El segundo escrito es también su opinión (lo más crítica posible) sobre algunas cuestiones relacionadas con Íker Jiménez, periodista español y presentador (junto a su mujer, Carmen Porter) del programa Cuarto milenio (uno de los programas de mayor teleaudiencia en España, el cual se emite semanalmente en la cadena Cuatro y  trata sobre cualquier tema relacionado con el mundo del misterio y lo desconocido):

No sé a qué atenerme cuando leo la crítica de críticos que se despluman de un tortazo los unos a los otros. Posiblemente, el periodismo es así de criticón: o se juega en la esquina roja o en la blanca en ese ring de boxeo opinionístico, al cual, en argot vulgar, podríamos llamar "despelote" o "chapi- chalapi".  Pero bien, a lo que voy: Desde hace un año espero con interés la transmisión de Íker por la Cuatro. Y con respecto a Jodorowsky, puedo decir que he llegado a admirarlo (aunque sea un charlatán, según la opinión de Schwarz). Por supuesto, todo es posible. Y puede ser que las propuestas televisivas de Íker Jiménez sobre paranormalidad formen parte de la tele sensacionalista y nada más, o tal vez no sea así. Como también puede que Jodorowsky esté usando a sus admiradores con ardides y técnicas teatrales, encantándolos como a serpientes que bailan al sonido de un flautín mágico. Sin embargo, tanto en un caso como en el otro creo que hay coraje para "atreverse" a proponer cuestiones que van más allá de la charlatanería de los políticos, y confieso que ya eso es gratificante (al menos, en mi caso personal). Quizás, charlatanes de la talla de Íker o Jodorowsky  me sirvan para hacerme romper con ciertas adicciones dictadas por la publicidad y el comercio (la moda de Milán o París, por ejemplo...), qué sé yo... No me atrevo a decir nada más, a no ser que un buen día, por accidente, dejase de buscar aquello que no logro ver o tocar u oír (porque los sentidos son imperfectos) para dedicarme a creer en la crítica de los críticos criticones. Pero os puedo jurar que, particularmente, las charlatanerías de Jodorowsky y de Íker me invitan a creer que somos libres de pensamiento.


martes, 1 de octubre de 2013

La urraca.





Por Astarté
León, España.


Con colores contrastantes que rematan el límite de la maravilla, la urraca resulta ser un animal inteligente a la par del chimpancé, del orangután y (para mi asombro) he leído que hasta del ser humano. No tenía mínima idea de que ello pudiese ser así, pues sólo la veía (y la veo) posarse en los tejados y graznar, así de feo y repugnante como los cuervos. Pero no habría llegado jamás a reflexionar sobre su potencial de inteligencia, si no fuese porque he leído algo de eso en Wikipedia o en una de esas páginas que usamos a menudo para buscar información en la web.

Me atrae ese animal. Y de ahora en adelante, si alguien me llamase “urraca”, no me ofendería en lo absoluto. Y no me ofendería porque, ante todo, los pájaros son seres dotados de una capacidad que Madre Natura, a sabiendas, no dio al hombre: la de volar en libertad. Tal vez, porque si pudiésemos volar en libertad, usaríamos el aire para propagar, sin límites, todo aquello que nos sobra (nuestro egoísmo ante todo).

Específicamente, si pudiésemos graznar como la urraca, podríamos comunicar y evitar el peligro al mismo tiempo, como también mantener el respeto propio y ajeno sobre el territorio (cosa que olvidamos muy frecuentemente). Las urracas usan sus graznidos como táctica de autodefensa y orientación. Son, en fin, animales inteligentes e independientes, libres de la tecnología, del comercio, del monopolio y de las guerras por el control planetario. El ser humano (nosotros), sin llegar a comprender con exactitud la grandeza de las leyes naturales, jugamos a “jugar” haciendo comparaciones como, por ejemplo, esa de identificar a una persona charlatana con la urraca (¡Qué grado de idiotez el nuestro!)... Aunque algo de grandeza habrá sido reconocido al nombre “urraca”, visto que fue nombre de reinas durante la Alta Edad Media en los Reinos de Pamplona, de Asturias y de León y no sólo en estas regiones: acabo de descubrir (a través de Wikipedia) que hubo un cacique indio en Panamá llamado Urracá, quien luchara valientemente contra la conquista española.

¿Y por qué me detengo a escribir estos renglones sobre la urraca? Pues, es simple la respuesta: Por nada en especial. O, quizás, porque me resulta extraña y enigmática. O porque la veo siempre en solitario y no en bandadas. O porque, sabrá Dios por qué... Pero juro que dedicarle un pequeño espacio y un mínimo de respeto a nuestros animales, tanto a los de casa como a los otros (esos que conviven con nuestra soberbia planetaria) es, ante todo, un ejercicio de paz. Me podéis creer.