PALABRAS A MIS LECTORES

YO SOY ASTARTÉ. Y AUNQUE NO HE LLEGADO DE LOS ALTARES CONSTRUIDOS A SU DIOSA POR LOS FENICIOS, LO MISMO ESTOY ENTRE VOSOTROS, EN FORMA DIGITAL, ABRIÉNDOME PASO EN LAS ESQUINAS DEL CYBER-ESPACIO, CON LA FIRME CONVICCIÓN DE PODEROS OFRECER ESTA CASA LLENA DE LUZ PROPIA... PARA VOSOTROS, QUERIDAS Y QUERIDOS LECTORES.

... ES QUE ALGÚN PAJARILLO ME HA CONTADO QUE EN ESTE IR Y VENIR POR EL UNIVERSO INFINITO ENTRAMOS Y SALIMOS (SIN DARNOS CUENTA DE ELLO) POR LOS POROS DE LAS SENSACIONES. PEDIRÍA ENTONCES, SIN DUDAS, QUE LA SATISFACCIÓN DE GOZAR LO QUE SENTIMOS NO NOS ABANDONE NUNCA Y NOS LLEVE DE LA MANO POR EL TRILLO INMENSO DEL PENSAMIENTO MÁS SENSUAL, HASTA TOCAR UNA ESTRELLA: LA NUESTRA.


OS ESPERO, PUES, CON ESTA LINTERNA QUE AHORA VEIS ENTRE MIS MANOS, PARA JUNTOS ILUMINARNOS LA ENTRADA A ESTA HUMILDE MORADA TOTALMENTE HUMANA. OS OFREZCO, MIENTRAS CAMINAMOS, UNA TAZA DE CAFÉ Y UN RAMITO DE HIERBA BUENA... TODO ESTO PARA HACER EL CAMINO MÁS LIVIANO Y LA ENTRADA PLENAMENTE TRIUNFAL.

UN ABRAZO Y... ¡ÁNIMO, CAMPEONES!... QUE SE ENFRÍA EL CAFÉ...

jueves, 29 de enero de 2015

Apócope de un cuadro.




Por Astarté.
León, España.


Era una estampa de estación, la continuación de la mente a través de una ventana. 
Era un prado verde. Un jardín. 
A decir verdad, ninguna imagen le puede hacer justicia. La guardo entre ideas. De vez en cuando escapa. Y el tiempo es su más frágil extensión real. 
De sus habitantes nada supe. Al parecer, estaban y siguen junto a mí, del otro lado del cristal. 
Era, en fin, un pedazo de deseo que, por suceder un día, se iluminó.

lunes, 12 de enero de 2015

Una mujer, un hombre.




Por Astarté.
León, España.


Una mujer es la otra cara de las circunstancias. Él, que era un hombre (como indica el uso del pronombre personal masculino), estaba sentado en un parque, leyendo un diario de esos súper-tediosos, palabras de ella. Y ella caminaba por la calle de aquel boulevard, distraída, mirando los escaparates repletos de todo tipo de atuendos en tiempo de rebajas, perdiendo tiempo y alimentando su vanidad, palabras de él. El hombre, sin embargo, no la perdía de vista, hasta el punto de levantarse de su banco de lectura y seguirla a corto paso, sin que ella lo supiese, por supuesto. La mujer, por ser la otra cara de las circunstancias, no reparaba en su admirador anónimo, el cual tenía nombre, edad y domicilio, aunque ella no estuviese interesada en el tema (por el momento). Ella continuaba, simplemente, anonadada, bajo hipnosis consumista. Por favor, ¿me podría usted decir la hora?, él la abordó con esa pregunta gastada y carente de fantasía, la que todos, o casi todos hacen cuando quieren ligar por la calle. Y ella, sin renunciar al jersey color azul-marino, ése que había soñado tener ansiosamente veinticuatro horas antes, le miró de refilón (no está nada mal el tío, pensó a la velocidad de la luz...) y le respondió: Son las seis menos cuarto cuando, en realidad, no pasaban de las cinco y media. Para ella era temprano. Para él, tarde. A las seis comenzaba el partido de fútbol. Y a las ocho y media cerraban las tiendas. Ella contaba con mucho más tiempo y tenía aún varias horas para decidir qué comprar. Él, sin embargo, corría con prisa, poco tiempo tenía para invitarla a un café y estar en punto para ver el partido. Pero quién puede saber, a ciencia cierta, si renunciando al Madrid-Barcelona ella renuncie a  endosar un vestido tras otro, pensó el hombre. Habría que probar. Habría que hacer, al menos, el intento. Entonces, él tomó el móvil y envió un whatsapp a su círculo de amigotes del bar, avisándoles que, posiblemente, llegaría tarde. Y la abordó: Hola, me llamo ... (La mujer no comprendió muy bien cómo se llamaba. En el preciso instante en el que él se presentaba, ella estaba bajo los efectos del terciopelo negro de un bolso de noche...). No obstante, y sin perder un ápice del cosquilleo al tacto con el terciopelo, le extendió su mano: Mucho gusto, respondió. Nada más que eso para que él comprendiera que aquella mujer, la otra cara de las circunstancias, le acompañaría a beber el café-pretexto y a charlar durante el resto de la tarde. Y que, tal vez, saldrían juntos el fin de semana. Y luego quién sabe., ya se ocuparía de nuevo de quedar con los amigos... Y ella, que no tenía deseos de comprender absolutamente nada, fue con aquel hombre, tan galán, a tomar el café. En su mente brillaba la idea de estrenar el bolso de noche y el jersey azul marino, quién sabe cuándo. Sin dudas, en su compañía.


jueves, 8 de enero de 2015

Filosofando: Breves apuntes sobre la memoria.



Por Astarté.
León, España.


El derecho natural a la memoria es algo que debemos conquistar por nosotros mismos. Y digo memoria para referirme, no ya a los recuerdos que con frecuencia nos asaltan como saqueadores de camino. No. El derecho a conquistar nuestra más legítima memoria es una condición que apenas explotamos por no saber cómo.

Hace poco me remonté en un vuelo mental hacia aquel territorio de la niñez en el cual almacenaba cajas de juguetes, muchos de estos perdidos, otros regalados. Ya sabes, para muchos, al crecer una de las cuestiones más difíciles de resolver es ésa de qué hacer con los juguetes y a quién darlos... A quién que los sepa querer como los quisimos. Alguien aparece, por supuesto. Pero en esos instantes de nuestra vida, el egoísmo, amarrándonos a un poste de negaciones, nos aparta del camino hacia la memoria. Específicamente, de todos mis juguetes queridos, lamento no poder recordar dónde fue a terminar sus días aquella muñeca llamada Lidia. Mi apego material a ella estaba tan arraigado en el espíritu de la posesión que no me permitía dejarla irse hacia la luz. Pero no es esto lo más importante. Decía que hace poco me remonté, mentalmente, hacia un rincón de mi niñez repleto de cajas de juguetes. Era un armario empotrado en la pared de mi habitación. No sé por qué los armarios empotrados me atraían, sobre todo cuando pernoctaba en algún hotel junto a mis padres. Entonces, me encerraba en ellos a cal y canto. En el caso de la habitación de un hotel, llegaba a creer que aquel encierro voluntario era una salida hacia afuera, cuando tomando el ascensor (que en este caso era el armario) por mi cuenta decidía bajar al lobby del hotel sin ningún tipo de custodia familiar. Representaba, claro está, un juego, una especie de liberación, un viaje al mundo de los adultos. Pero luego, cuando volvía a casa y me encerraba en el armario de los juguetes, completamente a oscuras... voluntariamente a oscuras... Ahora que pienso en ello, era algo así como la búsqueda de mi memoria ancestral. Algo así como regresar al útero materno donde reina el silencio. Probablemente, para reencontrarme con un proyecto de vida, previamente establecido por mí misma antes de nacer. Lo que me impulsaba a hacerlo no lo sé, aunque hoy en día puedo imaginarlo. Sé, sin embargo, que a finales de este verano, en mi regreso al armario de los juguetes, volvieron a mí (o yo volví a ellas...) imágenes vivas: aquella ventana recibiendo el sol de la mañana, el muro bajo limitando nuestra casa con la del vecino, las ramas del árbol de mango cayendo del otro lado del estrecho patio exterior... Y pude verlo todo desde arriba. En vuelo. Para volver, una vez más, a la oscuridad de aquel armario que olía a humedad por dentro.


Y bien, ¿a qué se debe entonces toda esta remembranza actual? Tal vez, será que la conquista de la memoria es un acto atemporal. Y que ésta no se reduce a los recuerdos del ego enfurecido o enaltecido, despiadado o caritativo, buscador de fuertes emociones. No. Para conquistar la memoria, quizás, debemos desear el regreso a nuestros armarios oscuros, en los cuales reina el silencio y donde la luz es sombra. La sombra y el silencio que ayuden a no recordar simplemente, sino a entrar en el mundo del recuerdo.  Alguna fuerza personal, un elemento de nuestra energía nos propone regresar a la memoria. Lo más difícil es darnos cuenta de ello. Personalmente, deseo llegar a saber si me he dado cuenta de algo y si mi viaje retrospectivo a aquel lugar de la niñez no ha sido, solamente, otro de los juegos de la mente.